Reseña de la obra ilustrativa de Karim López

 

Karim López es un talentoso artista polifacético de la ciudad de Santiago. Durante su trayectoria como artífice se ha destacado por su disciplinada labor como ilustrador, escritor y músico.

De las ilustraciones de este artista podemos destacar el carácter experimental que éstas poseen. Cada una de ellas están basadas  en experiencias personales, relatos ficticios y por la musa que le produce escuchar algunas canciones que han trascendido a lo largo de la historia. Sus ilustraciones  están marcadas por cierta originalidad que demuestran la facultad extraordinaria de Karim a la hora de crear como también el desarrollo de un estilo que lo diferencia del resto.

He aquí algunas de ellas:

dia-28-a-day-in-the-life

R30DD – Soundtrack – #28: The Beatles – “A Day In the Life”

(28/30h). Con el café aún caliente haciendo montañismo en mi garganta, el periódico a medio desenvolver botando páginas y con los dedos de uno de los pies amarrando los cordones del otro zapato – que por cierto, veo que le falta limpieza – corro por el pasillo tratando de ir más rápido que las burlonas manecillas del reloj, quienes no se dan por vencidas. Paraguas por si llueve, y tanto el café como el periódico como las hojas que quedaron detrás como la urgencia y los cordones que son cuerda de arco, me impulsan hacia arriba para fundirme con la calle, el humo, y los demás transeúntes que no sé si son papeles sobrantes de otros periódicos o gotas de energizantes que de tanta cafeína tomaron vida propia y echaron a andar. ¡Soy el rey de la prisa! ¡El monarca de lagañas que se fueron mojadas por el lavadero junto a barba afeitada! ¡Emperador del polvo de asfalto! Dios mío…da lo mismo ya si la semana empieza o termina.

 

dia-27-layla

R30DD – Soundtrack – #27: Derek and The Dominos – “Layla”

(27/30h). Cuenta la antigua leyenda árabe que Layla (que se traduce como “noche”), le fue negada por su padre al pobre Majnun, quien descendió de romántica locura a lo más oscuro e inhóspito, tanto de bosques y parajes como en su interior. Y que allí, donde la luz de lo cuerdo no podía más alumbrarle, pidió al Creador no dejarle salir de su encierro si eso significaba regresar al mismo calvario de no estar con Layla. La leyenda tras muchas vueltas y arduos valles llegó a una eventual feliz conclusión, pero mientras ésta llegó, Magnum cambió la noche con cuerpo y nombre de mujer por esa que le abraza con el frío y la duda, en medio del desconsuelo. Se refugió en un corazón que lo consumía sin dejarlo salir. Un altar de arterias. Una virgen para los decepcionados. Un modelo a repetir hasta que a los siglos se les termine el combustible. Fascinante, pero desgarrador.
dia-15-pasion
(15/31f). La idea de pasión no debe asociarse exclusivamente, como suele equivocarse, al acto del sexo, pero la aproximación desde el punto de vista ejecutivo, debe ser parecida. No puede ser de otra forma si se quiere efectiva. Hacerle el amor a las ideas, sentir el fuego envolvente de las cosas que nos gustan, mientras la sangre nos zumba en los oídos ansiosa de ensordecernos en el mágico ritual de la actividad durante la que el tiempo se detiene y la piel se nos eriza. La pasión no hace distinción entre personas, funciones ni sobretodo, objetos.

 

Para concluir, si le interesa ver más de sus ilustraciones puede verlas por su blog: www.pop69.blogspot.com

Reseña de la exposición: Color Urbano

La exposición Color Urbano del artista Wali Vidal en su unicidad es una representación visual de los aspectos más peculiares y característicos de la idiosincracia dominicana; en esta exposición vemos visualizado desde el vendedor de frituras, la virgen María, hasta el grupo de niños traviesos del barrio.

En lo personal quedé encantado al observar el tecnicismo y la calidad en los trazos; esto demuestra la profesionalidad de este pintor de la ciudad de Santiago.

Tengo que destacar que me reí bastante al ver varias de las piezas, principalmente la que representa a tres políticos de manera caricaturesca.

Por tal razón, les invito a todos mis lectores a pasar por Casa de Arte a contemplar esta exposición de este talentoso pintor que ha engendrado esta ciudad.

 

Por: Julio Pérez Cabrera

The Wall

The Wall es una película que es imposible verla una sola vez debido a la complejidad de los temas expuestos y la diversidad de símbolos que el espectador debe decodificar.

La primera vez que la vi floreció en mí una abominable amargura de modo similar a la que experimenta Antoine Roquentin, personaje principal de la novela “La náusea” del escritor y filósofo francés Jean Paul Sartre. Sin embargo, después de verla varias veces logré calmar el desasosiego que me causaba para así poder comprender la tesis planteada en la película.

Argumento

Este filme dirigido por el director británico Alan Parker, con animaciones de Gerald Scarfe y con un excelso guión de Roger Waters está basado en el album conceptual de la legendaria banda británica Pink Floyd. La trama de la película se sustenta en la historia de una estrella de rock ficticia llamada Pink que es una especie de alter ego de las vivencias de dos de los miembros de la banda: Syd Barret y Roger Waters.

Pues bien, Pink es un personaje existencialista que tiene la condición vital de sentirse arrojado en el mundo y por lo tanto responsable de sus circunstancias. Él es un individuo que padece una gran cantidad de traumas que con el transcurso de los años se transforman en ladrillos de su muro metafórico que lo aleja de su dura realidad pero que al final lo sumerge en una fantasía autodestructiva.

El primer trauma que sufre es la muerte de su padre en un combate de la Segunda Guerra Mundial. Cuando sucede esto él apenas era un niño que empezaba a conocer la vida lo que infortunadamente lo conllevó a madurar antes de tiempo y tenerle que decir adiós a la bella ingenuidad.

La segunda situación traumática que vive en su etapa de infante es la marginación y opresión por parte de profesores frustrados que le impiden desarrollar su parte creativa con el fin de que se alienara como el resto, no siendo más que un ente homogéneo y servil para la gran máquina.

 

CHildren 2

Ahora bien, cuando llega a su etapa de adultez se transforma en un músico exitoso, obtiene todas las propiedades que deseaba  y logra contraer matrimonio. Sin embargo aún seguía sintiendo dentro de sí un gran vacío existencial que no lograba calmar.

A pesar de todo, Pink empieza su verdadera autodestrucción cuando en su proceso de gira como músico se entera del acto de infidelidad por parte de su mujer. En ese momento Pink cae abatido e inicia anegarse de manera desequilibrada en el libertinaje (groupies, drogas y alcohol) con el fin de mitigar su sufrimiento.

“What shall we use

To fill the empty spaces

Where we used to talk?

How shall I fill

The final places?

How should I complete the wall.”

                                                                                                                 (Empty spaces, Pink Floyd)

 

Pink, al no lograr saciar su vacío es absorbido por su propio agujero negro a un estado locura. En su estado delirante sufre una metamorfosis de un hombre sensible a un hombre fascista. De ahí empieza a dirigir a todas las masas enfurecidas para que siguieran su mandato destructivo. No obstante, todo esto ocurre solo en su mente.

Al final, Pink es mostrado en una escena encerrado en un baño llorando y  recitando algunos de sus poemas. Sin embargo en su mente vive una experiencia surrealista: el juicio.

“Good morning, Worm your honor

The crown will plainly show

The prisoner who now stands before you

Was caught red-handed showing feelings

Showing feelings of an almost human nature

This will not do”

                                                                                                                     (The trial, Pink Floyd)

En el delirio es juzgado por su maestro, su madre, su esposa y el Estado. Todos en forma de figuras surrealistas. El más peculiar de todo es el Estado que es simbolizado en forma de un ente de dos patas que habla por el ano y que al final es quien defeca todos los recuerdos traumáticos en el muro de Pink  derrumbándolo y volviéndole de nuevo a la realidad.

 

Trial6

 

 

Análisis de la película

En The Wall se plantea una crítica exhaustiva a diversos temas como son: la guerra, el consumismo, la sobreprotección materna, el sistema educativo opresor, las drogas, el libertinaje, entre otros.

Debido a la complejidad de la película me enfocaré en mi análisis en un tópico que se conecta con el resto y le da justificación a la conducta del personaje principal. Este tópico es el nihilismo existencial.

Pink es un personaje que anda por la vida sin ningún sentido y que trata de atenuar todo su sufrimiento a través de conductas escapistas.

Es por esta razón que me  gustaría emplear el pensamiento del escritor y psiquiatra austriaco Víctor Frankl para evaluar a Pink. Frankl en su teoría logoterapeuta planteaba que no importa que tan adversa sea la situación que esté padeciendo un individuo, si éste tiene un sentido para vivir dará todo para seguir hacia adelante y no dejarse ser atrapado por pensamientos autodestructivos.

Frankl desde una perspectiva empírica reconocía la importancia de brindarle un sentido a la existencia a pesar de todos los infortunios que esta representara pues él mismo fue víctima de perderlo todo en el campo de concentración de Auschwitz donde perdió a su esposa, a sus amigos y el manuscrito que contenía su obra maestra. Sin embargo, a pesar de vivir todas esas circunstancias adversas aún conservaba su voluntad de sentido que le motivaba a seguir hacia adelante.

En el caso de Pink su voluntad de sentido estaba en un proceso agonizante lo que le llevó a aislarse de su realidad y dejar de vivir plenamente. No obstante, al final con la destrucción del muro recupera de nuevo su sensibilidad humana.

En fin, considero esta película una obra maestra por la manera en que es mostrado el proceso de deshumanización que pasa un individuo en una sociedad de posguerra que le incita a llenar su vacío a través de objetos materiales. Este es un retrato perfecto de la dirección que han tomado las sociedades posmodernas que a través de los medios de comunicación de masas tratan de crear falsas necesidades en las personas para que consuman e identifiquen sus pertenencias como parte de su identidad. Por este motivo  asumo que este filme debe ser visto por todos los filósofos, sociólogos y psicólogos de nuestra época para que analicen este mal contemporáneo que tanto nos afecta.

Julio Pérez Cabrera ©

 

Alleged Suspects

Alleged Suspects es una banda de rock experimental de Santo Domingo. Está conformada por cuatro miembros: René Rodríguez (guitarra y voz),  William Ulloa (guitarra y voz),  Diego Clark (bajista) y Kendy Reyes (bateria).

Su estilo se inclina a un rock en esencia psicodélico pero con ciertos rasgos del funk y el grungue lo que le da a la banda cierta autenticidad. Es un grupo que experimenta mucho con riff de guitarras distorsionados y cambios constantes de tempo e intensidad haciendo que sus temas no sean monótonos.

He tenido dos veces el privilegio de deleitar en vivo los temas de esta banda en el bar de Utopía y las dos veces me sorprendieron puesto que es una agrupación que conserva la calidad musical en el escenario.

Sus temas son dignos para escucharlos cerrando los ojos y fluyendo al ritmo de la música pues lo que generan sus melodías es un estado de sosiego.

En fin, invito a todos escuchar Lé, su más reciente producción. Un EP cargado de cuatro temas enérgicos, diversos y penetrantes. Alleged Suspects es una banda muy prometedora ya que tiene un estilo innovador y maduro.  Espero que no se desanimen y continuen produciendo. En este país hacen falta bandas como esta que se arriesguen a trascender la línea del cover band tan plagado últimamente.

Julio Pérez Cabrera ®

Doble Moral

La Ñapa

 

El grupo de Hip Hop santiaguero llamado La Ñapa publicó recientemente su segundo mixtape con temas de elevada crítica social. El título lo dice todo: “RD: República Decadente”.  Para nadie es un secreto que nuestra sociedad  va en un proceso de descomposición, solo basta con observar  el nivel de corrupción estatal, la impunidad,  la música que se escuchan en los centros de recreación,  la estupidez  de los comunicadores de los medios televisivos, la delincuencia,  el tráfico, las conductas de los jóvenes, entre otros aspectos.

El primer mixtape de La Ñapa me atrapó debido a los cautivantes swings de jazz de sus canciones y por la acidez de sus líricas con fines positivos: la sátira como medio de revolución de conciencias. En cambio, con este último mixtape  sí que realmente me sorprendieron. Y no lo digo solo por el contenido sino por la estética de las canciones. He notado que la banda se ha inclinado a un Hip Hop más experimental fusionando sus fundamentos con ritmos de bossa nova, funk y rock.

Un detalle bastante interesante es que las canciones mantienen una conexión narrativa y musical entre sí siendo este mixtape un álbum conceptual  así al estilo como lo hacían bandas de rock legendarias como es Pink Floyd.

Pues bien, una de las canciones del nuevo mixtape me hizo meditar sobre un tópico que siempre me ha conturbado: la doble moral. Así dice el tema:

 

 

“Es un chiste de humor negro echar la culpa a los políticos

De todo el humo negro que pone al país raquítico;

Porque violamos semáforos, tiramos basura, sobornamos policías,

Perdemos la compostura.

Si somos médicos, engañamos, profesores, no enseñamos

Ingenieros, sobrevaluamos, estudiantes, nos fijamos

Comerciantes, estafamos. Jueces, nos regalamos.

Corrupto es cualquiera… ¿Pero así hacia dónde vamos?”

                                                                                         (La Ñapa, No ha lugar)

 

Se define como doble moral a las acciones que realiza un individuo en contra de sus valores y principios,  siendo éste incoherente entre sus palabras y sus actos. Doble moral es un término que lo solemos escuchar mucho para acuñárselo a los políticos, muchos hasta lo consideran una cualidad innata de estos personajes.  Sin embargo,  pocos son los ciudadanos que se cuestionan a ellos mismos si son coherentes. Muchos son los que critican al sistema pero pocos son lo que hacen acciones con el fin de que la sociedad progrese.

dd

Tal vez nuestra sociedad siga siendo el mismo caos por un largo periodo pero eso no nos limita a que sigamos cumpliendo con nuestras responsabilidades. Como ciudadanos conscientes es un deber movilizarnos frente a las injusticias, la desigualdad y la corrupción. Es un deber cuidar nuestro ecosistema, tratar a los demás con respeto, cumplir las leyes. Es un deber votar. Es un deber participar en actividades de servicio comunitario. Es un deber fortalecer la sociedad civil[1].

La mente del ser humano es muy ambigua por lo que es muy común a que lleguemos a ser incoherentes con nosotros mismos. Por esta razón es que debemos cuestionarnos constantemente para ser conscientes de nuestros actos. Dejar de pensar solamente en nuestros intereses particulares y empezar a pensar en lo que nos favorece a todos.

Muy a menudo suelo a escuchar a cercanos comentar que el mundo debería cambiar. Dicen esto hasta que le hago la siguiente pregunta: ¿Qué haces tú día a día para ese cambio? Al realizarle esta pregunta siempre quedan enmudecidos.  El deber es criticar menos y hacer más. Y claro, el mejor momento para ese cambio es ahora. Sí, ahora.

 

               Julio Pérez Cabrera®

 

 

[1] El término sociedad civil, como concepto de la ciencia social, designa a la diversidad de personas que, con categoría de ciudadanos y generalmente de manera colectiva, actúan para tomar decisiones en el ámbito público que consideran a todo individuo que se halla fuera de las estructuras gubernamentales.

La sociedad civil se concibe como el espacio de vida social organizada que es voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado y limitada por un orden legal o juego de reglas compartidas. Involucra a ciudadanos actuando colectivamente en una esfera pública para expresar sus intereses, pasiones e ideas, intercambiar información alcanzando objetivos comunes.

Maldito Tiempo

El día 14 de febrero de 2016 el grupo de la clase de fotografía del Instituto Iberia nos dirigimos al Cementerio Municipal de nuestra ciudad: Santiago de los Caballeros. Fuimos con el fin de materializar el concepto que tenía en mente. La dinámica del proyecto era como el tema que estábamos tratando en clase era el arte conceptual, cada quien debía idealizar un concepto para después poder plasmarlo en la realidad.

Yo, siempre con mis inquietudes existenciales quise jugar y elaborar un concepto donde la multiplicidad de interpretaciones fuera la única ley al ver la obra.  Por esta razón ni siquiera quise darle un nombre ni una descripción a las fotos para que así cada individuo ponga su mente a reflexionar.

Entre las personas que han visto la obra me han dado diferentes perspectivas que me han hecho analizar la belleza de la subjetividad,  no obstante una de las interpretaciones que más me ha encantado y que se acerca a lo que en el fondo  quise plantear es la siguiente:

 

“En las primeras fotos se puede evidenciar el hombre oculto tras un reloj, el cual al complementarse con la vestimenta de éste, representa la modernidad.

El hombre en la actualidad suele abrumarse por el exceso de obligaciones y el poco tiempo que dispone, lo cual lo encierra en un mundo monocromático conformado por sus responsabilidades. Sin embargo, su tiempo libre decide emplearlo en distracciones que lo privan de su libertad.

En las últimas fotos, el hombre logra descubrir una manera de desahogarse y deshacerse de las angustias que le generan el mundo que le rodea, la escritura.

Sin embargo aún no es totalmente libre, razón por la cual las imágenes permanecen en blanco y negro, sino que se encuentra en vías hacia la libertad.”   Ana Gabriela Díaz

El año pasado cuando estuve en el Museo del Prado y entré al salón de las Pinturas negras  de Francisco de Goya quedé estupefacto al observar una obra llamada “Saturno devorando un hijo”. Esta es una pieza de gran profundidad alegórica que plasma como el tiempo paulatinamente nos va carcomiendo y en el momento que somos conscientes de esto, la vida ya se nos va de paso. Creo que la náusea existencial que experimenté al ver la obra subconscientemente me motivó a crear esto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entonces… ¿Cuál es tu interpretación?

 

                 Julio Pérez Cabrera®

El gran masturbador

El gran masturbador

De: Salvador Dalí

Análisis por: Julio Pérez Cabrera

Hoy desperté con las ganas de analizar el cuadro “El gran Masturbador” de Salvador Dalí con una connotación bastante interesante. La relación del individuo con las redes sociales virtuales.

El cuadro de Dalí posee matices surrealistas muy marcados con una gran cantidad de elementos, sin embargo en las dos figuras que me focalizaré para mi análisis son: la mujer de morfología excéntrica que desde mi interpretación representa las redes sociales y las piernas del sujeto en calzoncillos que es una representación magnífica del ego.

En un tiempo donde predomina el tener más que el ser debido a los factores socioculturales que nos condicionan, el individuo se siente arrojado al mundo sufriendo un vacío intrínseco que tiene que lidiar por sí solo. Sin embargo el individuo promedio trata de atenuar este vacío interior a través de distracciones. Las distracciones son de todo tipo pero unas de las más notables son las redes sociales virtuales. Entre estas incluimos: Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, etc. A través de estas el individuo no sólo simplemente se distrae sino que por igual… masturba su ego a través de los likes que recibe.

Desde ese instante que siente placer al alimentar su ego, se crea la ilusoria necesidad de que tiene que compartir una foto en cada momento olvidándose así de vivir y apreciar lo verdaderamente esencial: el presente. Y claro, nada se puede esperar de una época donde vislumbra la vanidad como máximo ideal moral, en términos más metafísico, el pretender ser más que ser.

En fin, en lo personal me asquea esa gran mayoría que está inmersa en la deyecación del automatismo, de la gran mentira, la caverna. Ya es momento de despertar, sí, ya es momento.

Pranam

Pranam

Hace dos semanas atrás recibí el sencillo de la banda de rock santiaguera Pranam. Esta es una de las bandas de la escena local que he perdurado mi esperanza por simples razones: producen y tocan sus propias canciones. No sé si está arraigado al mesianismo cultural que nos han inyectado paulatinamente en nuestra conciencia pero en los conciertos realizados en la ciudad que he visitado he observado que la gran mayoría de bandas se han tornado a solo realizar covers de bandas legendarias. Y no digo que este mal hacerle un tributo a bandas como: Héroes del Silencio, AC/DC y Megadeth. El problema está cuando no trascienden de esa línea sin dejar ningún legado musical a las generaciones presentes y a la que están por nacer.

Retomando al tema central, el sencillo que me obsequiaron de Pranam tienes dos canciones: Nos veremos aquí y Hoy. El disco posee una portada atractiva. La tenue ilustración del salón de práctica del grupo que aparece en “Nos veremos aquí” bañada en un azul sereno. El disco incluye los dos videoclips  grabados con alta calidad de sonido y video como también en valores estéticos. Al igual, contiene las canciones grabadas en formato mp3.

 

Pranam es una banda que crea un rock armónico difícil de encasillar. Sus canciones no quedan en lo monótono, pues experimentan bastante con la intensidad, la métrica y los sonidos de la guitarra eléctrica. En cuanto a la lírica van desde versos simbolistas a surrealistas.

 

En suma, espero que la agrupación siga emprendiendo más proyectos con la misma calidad como lo viene haciendo, dándole un poco de rock a la ciudad de Santiago ya contaminada por los altavoces de los colmadones reproduciendo dembow y por los altavoces de las camionetas propagandista de los cínicos políticos.

 

Por: Julio Pérez Cabrera ©

Nota:

Aquí el enlace de su última canción publicada en el álbum de La Casetera “Temporada De Cuervos”.

https://lacaseterard.bandcamp.com/track/tiempos

 

 

DOMINIVAINA

Las obras satíricas desde sus orígenes han sido manifestaciones contestatarias a los fenómenos sociales,  políticos y económicos que se presentan en un tiempo determinado. Estas, generalmente están cargadas de recursos retóricos como son: la ironía, la hipérbole y la ridiculización.  A pesar de que las sátiras suelen ser cómicas, el fin que subyace en estas es despertar en los individuos el deseo de ser seres activos al cambio de las estructuras fallidas.

Este mismo fin, siguen los jóvenes del flamante colectivo de Hip Hop, La Ñapa. Su primer mixtape “DOMINIVAINA”, deslumbra a su mayor esplendor figuras y fenómenos que demuestran la barbarie sistemática que predomina en la República Dominicana. Desde “El AMET” a “El Querido…”;  del “¿Cuatro por ciento?” a el “Jeviteo”.

“No hay problema si el problema no es nuestro problema;

Dice un funcionario, mientras glorifica el sistema.

Luego cambia de temas haciendo uso de ironía;

Te salta con un tema de macroeconomía, pero no te explica nada de esa porquería

Y se pone a filosofar dique’ de soberanía.

Quieren hacerte enemigos de la gente del oeste,

Pero los que están arriba son en realidad la peste.

Que se venden como héroes del nacionalismo,

Pero son solo maestros de un barato sofismo.”

                                                                                                                  (¿Cuatro por ciento?)

La propuesta que ha sustentado este colectivo resulta en cierto punto esperanzadora  ya que la gran mayoría de las producciones musicales nacionales que suenan en la radio no son más que inmundicias (dembow) que contaminan a la sociedad, arraigando una diversidad de efectos degradantes, como por ejemplo: la desvalorización de la mujer identificándola como un simple objeto sexual, la incitación al consumo de drogas, el libertinaje, la glorificación del maleante y un sinnúmero más de efectos que se encarrilan a la misma vía, a la decadencia.

Como decía el ilustre José Ingenieros[1] en su libro “La fuerzas morales”:

“Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardos apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia. En esa hora deben los jóvenes empuñar la Antorcha y pronunciar el Verbo: es su misión renovar el mundo moral y en ellos ponen su esperanza los pueblos que anhelan ensanchar los cimientos de la justicia. Libres de dogmatismos, pensando en una humanidad mejor, pueden aumentar la parte de felicidad común y disminuir el lote de comunes sufrimientos.

Es ventura sin par la de ser jóvenes en momentos que serán memorables en la historia. Las grandes crisis ofrecen oportunidades múltiples a la generación incontaminada, pues inician en la humanidad una fervorosa reforma ética, ideológica e institucional. Una nueva conciencia histórica deviene en el mundo y transmuta los valores tradicionales de la Justicia, el Derecho y la Cultura. Intérpretes de ella, los que entran en la vida siembran fuerzas morales generadoras del porvenir, desafiando el recrudecer de las resistencias inmorales que apuntalan el pasado.”

Pues bien,  sintetizando lo expuesto por el  gran maestro Ingenieros; en tiempos lóbregos todo ser humano consciente y doliente de su terruño, debe ser una fuente de luz para los coterráneos que están sumergidos en las tinieblas. Es decir, el compromiso que deben tomar los artistas en esta época es ser conciencia, porque como decía Canserbero[2] en una de sus canciones: “Nunca habrá revolución sin evolución de conciencias”. Mientras permanezca la ignorancia; el conformismo al declive será común.

Así que felicito a los jóvenes que están involucrados en este proyecto. Excelente iniciativa. Es una gran satisfacción saber que no todo está perdido, así que, ¡Adelante!

Por: Julio Pérez Cabrera

____________________________________

[1] José Ingenieros (1877-1925) fue un médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, sociólogo, filósofo, masón, teósofo, escritor y docente ítaloargentino. Reconocido por ser el autor de la obra “El hombre mediocre”.

[2]  Tyrone José González Orama (1988-2015) mejor conocido por su nombre artístico como Canserbero, fue un rapero venezolano de rap conciencia. Destacado por tener una lírica profunda y existencialista.

El túnel

“… en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío.”

1tel

El túnel, novela del escritor, físico y pintor argentino Ernesto Sabato (1911-2011) es una pieza magistral para la literatura universal. Por su contenido, es claramente una novela existencialista[1]. La novela está estructurada con un estilo tipo diario con 39 capítulos cortos, concisos pero con una intensidad que al pasar de las hojas asciende cada vez más; provocándocandole al lector un enfrascamiento profundo con la obra. Así como “Crónica de una muerte de anunciada” de Gabriel García Márquez, la historia inicia afirmando la muerte de uno de los personajes para luego relatar lo hechos que llevaron al narrador y protagonista (Juan Pablo Castel) a cometer el crimen. Sabato, hace una ruptura de la estructura de la linealidad y el final sorpresa con la utilización de la retrospección como recurso narrativo.

“Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona. Aunque ni el diablo sabe qué es lo que ha de recordar la gente, ni por qué. En realidad siempre he pensado que no hay memoria colectiva, lo que quizá sea una forma de defensa de la especie humana. La frase “todo tiempo pasado fue mejor “no tiempo pasado fue mejor” no indica que antes sucedieran menos cosas malas, sino que –felizmente- la gente las echa al olvido. Desde luego, semejante frase no tiene validez universal; yo, por ejemplo, me caracterizo por recordar preferentemente los hechos malos y, así, casi podría decir que “todo tiempo pasado fue peor”, sino fuera porque el presente me parece tan horrible como el pasado; recuerdo tantas calamidades tantos rostros cínicos y crueles, tantas malas acciones, que la memoria es para mí como la temerosa luz que alumbrado un sórdido museo de la vergüenza.”

(Capítulo I)

El narrador y protagonista de esta novela a mi criterio es una fusión bien lograda de los personajes: Harry Haller (El lobo estepario) y Mersault (El extranjero); ambos protagonistas de dos novelas con matices filosóficos inigualables. Juan Pablo Castel es un individuo con una cosmovisión compleja y profunda, no obstante incomprendida por sus contemporáneos; acarreando a su ser en un nihilismo existencial, es decir en una faceta de su vida donde todos los sistemas de valores para él han sido quebrantados, sustentando la carencia del valor intrínseco de la existencia. En otras palabras, la náusea sartreana. Sin embargo, un hecho cambiará el transcurrir de su desdichada existencia,  la aparición de María Iribarne.

“[…] uno puede liberarse con la muerte, que sería, así, un especie de despertar. ¿Pero despertar a qué? Esa irresolución de arrojarse a la nada absoluta y eterna me ha detenido en todos los proyectos de suicidio. A pesar de todo, el hombre tiene tanto apego a lo que existe, que prefiere finalmente soportar su imperfección y el dolor que causa su fealdad, antes de aniquilar la fantasmagoría con un acto de propia voluntad. Y suele resultar, también, que cuando hemos llegado hasta ese borde de desesperación que precede al suicidio, por haber agotado el inventario de todo lo que es malo y haber llegado al punto en que el mal es insuperable, cualquier elemento bueno, por pequeño que sea, adquiere un desproporcionado valor, termina por hacerse decisivo y nos aferramos a él como nos agarraríamos desesperadamente de cualquier hierba ante el peligro de rodar en un abismo.”

(Capítulo XXI)

Pero ese puente (María Iribarne), se transfigurará para Juan Pablo Castel en el abismo más atroz y oscuro a fin de hacerlo navegar en un mar de dudas, llevándole a cometer un acto indeseado con el fin de calmar su brusco oleaje interno

.2tel

Sábato, expone notablemente en “El túnel” a través de la voz de Castel su influencia de las reflexiones de excelsos filósofos y escritores como: Schopenhauer, Nietzsche, Hesse, Sartre y Camus.

Aquí algunos fragmentos que validan lo dicho anteriormente:

“A veces creo que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo, que corre hacia la nada desde millones de años, nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos, hacemos sufrir, gritamos, morimos, mueren y otros están naciendo para volver a empezar la comedia inútil.”

(Capítulo XXII)

“[…] que toda la historia de los pasadizos era una ridícula invención o creencia mía y que en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida. Y en uno de esos trozos transparentes del muro de piedra yo había visto a esta muchacha y había creído ingenuamente que venía por otro túnel paralelo al mío, cuando en realidad pertenecía al ancho mundo, al mundo sin límites de los que no viven en túneles; y quizá se había acercado por curiosidad a una de mis extrañas ventanas y había entrevisto el espectáculo de mi insalvable soledad, o le había intrigado el lenguaje mudo, la clave de mi cuadro. Y entonces, mientras yo avanzaba siempre por mi pasadizo, ella vivía afuera su vida normal, la vida agitada que llevan esas gentes que viven afuera, esa vida curiosa y absurda donde en que hay bailes y fiestas y alegría y frivolidad.”

(Capítulo XXXVI)

“Conozco bastante bien el alma humana para prever que pensarán en la vanidad. Piensen lo que quieran: me importa un bledo; hace rato que me importan un bledo la opinión y la justicia de los hombres. Supongan pues, que publico esta historia por vanidad. Al fin de cuentas estoy hecho de carne, huesos, pelo y uñas como cualquier otro hombre y me parecería injusto que exigiesen de mí, precisamente de mí, cualidades especiales; uno se cree a veces superhombre, hasta que advierte que también es mezquino, sucio y pérfido.”

(Capítulo II)

“De la vanidad no digo nada: creo que nadie está desprovisto de este notable motor del Progreso Humano. Me hacen reír esos señores que salen con la modestia de Einstein o gente por el estilo; respuesta: es fácil ser modesto cuando se es célebre; quiero decir parecer modesto. Aun cuando se imagina que no existe en absoluto, se la descubre de pronto en su forma más sutil: la vanidad de la modestia. ¡Cuántas veces tropezamos con esa clase de individuos! Hasta un hombre, real o simbólico, como Cristo, pronunció palabras sugeridas por la vanidad o al menos por la soberbia.”

(Capítulo II)

“Diré antes que nada, que detesto los grupos,  las sectas, las cofradías, los gremios y en general esos conjuntos de bichos que se reúnen por razones de profesión, de gusto o de manía semejante. Esos conglomerados tienen una cantidad de atributos grotescos: la repetición del tipo, la jerga, la vanidad de creerse superiores al resto.”

(Capítulo III)

3tel

El túnel es sin dudas; unas de esas obras que nos despierta el ímpetu de releer con la necesidad de poder decodificar esos signos internos, que como fantasmas o demonios, nos carcomen hacia al abismo. Haber leído esta novela ha sido una experiencia purificadora. Es un viaje insondable por la psiquis humana, la lucha constante y dialéctica entre el Ello, el Yo y el Superyó. En definitiva, Sábato con esta novela ha conquistado su inmortalidad; su voz interior será escuchada por siglos. De eso estoy seguro. Él, todo un maestro del arte del escribir.

Por: Julio Pérez Cabrera

__________________________________________________________

[1]  El existencialismo fue un movimiento filosófico-literario que llegó a su apogeo a mediado del siglo XX debido a las circunstancias que estaba presenciando la humanidad (guerras mundiales, crisis económicas, decadencia en lo moral)  lo que provocó a los filósofos e intelectuales de la época a cuestionarse sobre temas complejos como: el sentido de la vida, la libertad, la responsabilidad del individuo con el colectivo, entre otros tópicos. Este movimiento consideraba al hombre como un ser “arrojado en el mundo”, frase que mostraba el nivel de desasosiego y angustia del existir.