Análisis poético sobre la obra de Riccie Oriach

rici

Por: Julio Pérez Cabrera

 

Riccie Oriach está siendo uno de los exponentes dominicanos de la música alternativa que ha ido creciendo progresivamente en la escena mainstream. Es común ver en sus conciertos un público con gustos musicales fuera de su estética que lo apoya debido a la diversidad de colores que transmiten sus composiciones. Pero eso no es todo, cabe destacar su contenido lírico que se caracteriza por ser peculiar ya que describe realidades que representan la cotidianeidad de los que se vive en la isla, sin embargo, él dibuja con las letras de una manera tal que atrapa al oyente con las historias que cuenta. Es por esta razón que me he tomado el tiempo para analizar la poética de este artista vanguardista.

Empecemos por la métrica que suele utilizar en sus canciones. Tras analizar varias de sus líricas pude notar que no utiliza una métrica uniforme ya que varía dependiendo del ritmo de la música. Hay canciones como “La Dueña” que al cantar utiliza versos de 8 a 12 sílabas métricas, pero al cambiar el ritmo rapeando, pasa de 11 a 15 sílabas. He aquí un ejemplo:

 

Mi Pai’ te quiere, Tu mai’ me adora 10

Que tú esperas vamos a cosechar 10

Ya mi sobrina quiere un primito 10

Ella dice que lo va a cuidar. 9

Habitaremos en las montañas 10

En una granja que yo tengo allá 11+1=12

Y por el río bajaremos 9

En una barca a pasear 8

Prendemos tabaquitos para espantar los mosquitos 14

Después de pal de días se nos hacen amiguitos 15

Suelta el Internet toma una taza de té 12+1=13

De la receta nueva que yo te preparé 13+1=14

Vayámonos pal monte alucinemos 11

Veamos cosas que los dos amemos 11

Bailando de madruga’ debajo de la enramada. 15

(Riccie Oriach, La Dueña)

 

Sin embargo, tiene canciones donde la diferencia métrica entre un verso y otro es algo desmedido. No obstante, no se nota esa diferencia cuando canta. Tal como son los ejemplos siguientes:

 

El guachimán con su radio que na’ ma’ pone bachata 16

En su mecedora que le falta una pata, recostada del zafacón 21+1=22

Y la vecina chivata le vocea desde el balcón que vaya a jugarle una quiniela 26

Pa’ ella el barrio una novela, y cuida’o si le niega un favor 18

(Riccie Oriach, Prima Tecata)

 

 

Me encuentro con Chick Corea, Miley Cyrus y Condorito 17

Andaban dibujando sus ideas por debajo ‘e la butaca en papelito 23

En una dijo Condorito, que curaba el SIDA y que él era Jesucristo 22

Me presiné y miré hacia arriba y una voz me dijo hazle caso al tipo 20

 

(Riccie Oriach, Viaje al Infinito)

 

Ahora bien, en cuanto a los temas que se desarrollan en sus canciones son muy diversos. Van desde experiencias oníricas como es el caso de “Viaje al Infinito”, relatos sobre personajes denigrados como también típicos de los barrios tal como se describen en “Prima Tecata”, cuestionamientos sobre la moral y las relaciones con exparejas como en “La Guayaba”, historia sobre desapego “Esa Flor”, entre otros tópicos. En cada una de sus canciones se exponen de manera muy marcada aspectos que representan la dominicanidad tanto por los personajes que describe como también por los objetos que hace referencia “El mosquitero”.

 

La obra de Riccie Oriach, aunque aparenta ser simple y fácil de digerir, está cargada de varios recursos retóricos que enriquecen sus composiciones. Uno de los recursos morfosintácticos más comunes en las canciones de Riccie es la anáfora que es la repetición de una palabra o grupo de palabras al comienzo de varios versos o de varias oraciones, lo cual le da mayor sonoridad a la estrofa. Por ejemplo:

 

Que yo tengo una prima tecata, un hermano ladrón y un primo maricón

Que yo tengo un perro viralata y un culebrón que come ratón

(Riccie Oriach, Prima Tecata)

 

Que yo no sé cuándo va a ser

La última vez que yo vea a mi abuela

Que yo no sé cuándo será

Dónde y por qué yo la veré

(Riccie Oriach, El Mosquitero)

 

Cuando desperté del sueño aterrizaba y to’ el mundo aplaudía

Cuando desperté del sueño llegué a la isla mía

Cuando desperté del sueño, Aieeh, melodía

Cuando desperté del sueño, tu mano aun sostenía la mia

 

(Riccie Oriach, Viaje al Infinito)

 

Un recurso fónico que utiliza este compositor es la onomatopeya donde recrea sonidos de instrumentos por la voz tal como lo solía hacer Rubén Blades. Ej:

 

Pa pi ri bun birin

Pa pi ri bun birin

Pa pi ri bun birin

bun birin, bun birin.

 

(Riccie Oriach, Prima Tecata)

 

El recurso semántico que caracteriza su obra es la metáfora cargada de doble sentido. Algunos términos más notables son los siguientes:

-La guayaba yo la guayo: esta metáfora simboliza en el contexto de la canción como una mujer con la cual tiene relaciones sexuales.

– Esa flor: hace referencia a una mujer que amaba o a una droga que consumía.

-Candela colorá’: esto simboliza al sexo en el folclor místico-religioso.

 

Hay muchos aspectos más que se podrían evaluar como son: las imágenes surrealistas, el uso constante de epítetos, referencias culturales y descripciones de varios personajes, sin embargo, en este análisis sobre su poética está lo que yo consideré más emblemático dentro de mi rol como poeta. En fin, Riccie Oriach es una figura que promete mucho ya que de por sí está creando algo totalmente diferente de lo que se escucha hoy en día. Así que termino deseándole mucho éxito en su carrera como artista.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s