Análisis de la obra “En el camino de la iluminación” de Edison Montero

Hace dos semanas fui a ver la exposición “Tiempo de comic” en el Taller de Arte Contemporáneo Tríptico. Fui acompañado de mi amiga y colega Gabriela Gell. Nosotros, al contemplar las creaciones artísticas quedamos sorprendidos por la diversidad estilística, al igual por la fascinante creatividad de los artistas locales.

Sin embargo, hubo una pieza en la cual nos detuvimos aproximadamente por 20 minutos con el fin de analizarla y comprender el trasfondo filosófico y antropológico que al artista quería comunicar.

La obra a la que me refiero es la secuencia narrativa de Edison Montero “En el camino de la iluminación”.

Esta es una obra con un acabado muy bien logrado. Los trazos se notan que fueron realizados con la mayor sutileza posible. Los colores hacen que el espectador se transporte a un plano surrealista donde el individuo y el universo conservan una unicidad armoniosa. Considero que esta es la razón por la que mi amiga y yo quedamos impactados al observar la creación.

Un punto muy interesante de la secuencia es que el artista utiliza un animal serpentiforme que engulle su propia cola, formando así una figura circular. Este es un símbolo utilizado por la gran mayoría de las escuelas esotéricas; simboliza el ciclo eterno de la vida o tal vez el absurdo de la existencia, tal como lo plantearían los pensadores nihilistas como fueron: Friedrich Nietzsche y Martin Heidegger.

Ahora bien, el concepto etnográfico que plantea el pintor es lo que nos resultó más interesante. Desde nuestra percepción, nosotros llegamos a la conclusión de que el artista partía como base fundamental el libro de la Biblia. Entonces, al ser Edison Montero un pintor de gran ingenio, interpretamos que intento transmutar todo el andamiaje conceptual que nos han inculcado desde que somos niños. La imagen de Cristo que no enseñan en las iglesias y en las escuelas es el Cristo blanco y de cabello lacio como lo elaboraba el pintor barroco Diego Velázquez, pero … ¿Realmente Cristo fue de tez blanca si se estima que se desarrolló por las zonas aledañas a Egipto? ¿No será esta una visión de un cristianismo tergiversado por lo alta nobleza del Occidente?

En definitiva, “En el camino de la iluminación” es una obra maestra de este talentoso y prometedor pintor de República Dominicana que nos hace cuestionarnos sobre muchas concepciones que nos han sido infundidas y que por ser de carácter dogmático no cuestionamos. Así que le invito a usted, estimado lector, a que pase a ver la exposición “Tiempo de comic” en el Taller de Arte Contemporáneo Tríptico; le prometo que no se arrepentirá.

 

Por: Julio Pérez Cabrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s