The Wall

The Wall es una película que es imposible verla una sola vez debido a la complejidad de los temas expuestos y la diversidad de símbolos que el espectador debe decodificar.

La primera vez que la vi floreció en mí una abominable amargura de modo similar a la que experimenta Antoine Roquentin, personaje principal de la novela “La náusea” del escritor y filósofo francés Jean Paul Sartre. Sin embargo, después de verla varias veces logré calmar el desasosiego que me causaba para así poder comprender la tesis planteada en la película.

Argumento

Este filme dirigido por el director británico Alan Parker, con animaciones de Gerald Scarfe y con un excelso guión de Roger Waters está basado en el album conceptual de la legendaria banda británica Pink Floyd. La trama de la película se sustenta en la historia de una estrella de rock ficticia llamada Pink que es una especie de alter ego de las vivencias de dos de los miembros de la banda: Syd Barret y Roger Waters.

Pues bien, Pink es un personaje existencialista que tiene la condición vital de sentirse arrojado en el mundo y por lo tanto responsable de sus circunstancias. Él es un individuo que padece una gran cantidad de traumas que con el transcurso de los años se transforman en ladrillos de su muro metafórico que lo aleja de su dura realidad pero que al final lo sumerge en una fantasía autodestructiva.

El primer trauma que sufre es la muerte de su padre en un combate de la Segunda Guerra Mundial. Cuando sucede esto él apenas era un niño que empezaba a conocer la vida lo que infortunadamente lo conllevó a madurar antes de tiempo y tenerle que decir adiós a la bella ingenuidad.

La segunda situación traumática que vive en su etapa de infante es la marginación y opresión por parte de profesores frustrados que le impiden desarrollar su parte creativa con el fin de que se alienara como el resto, no siendo más que un ente homogéneo y servil para la gran máquina.

 

CHildren 2

Ahora bien, cuando llega a su etapa de adultez se transforma en un músico exitoso, obtiene todas las propiedades que deseaba  y logra contraer matrimonio. Sin embargo aún seguía sintiendo dentro de sí un gran vacío existencial que no lograba calmar.

A pesar de todo, Pink empieza su verdadera autodestrucción cuando en su proceso de gira como músico se entera del acto de infidelidad por parte de su mujer. En ese momento Pink cae abatido e inicia anegarse de manera desequilibrada en el libertinaje (groupies, drogas y alcohol) con el fin de mitigar su sufrimiento.

“What shall we use

To fill the empty spaces

Where we used to talk?

How shall I fill

The final places?

How should I complete the wall.”

                                                                                                                 (Empty spaces, Pink Floyd)

 

Pink, al no lograr saciar su vacío es absorbido por su propio agujero negro a un estado locura. En su estado delirante sufre una metamorfosis de un hombre sensible a un hombre fascista. De ahí empieza a dirigir a todas las masas enfurecidas para que siguieran su mandato destructivo. No obstante, todo esto ocurre solo en su mente.

Al final, Pink es mostrado en una escena encerrado en un baño llorando y  recitando algunos de sus poemas. Sin embargo en su mente vive una experiencia surrealista: el juicio.

“Good morning, Worm your honor

The crown will plainly show

The prisoner who now stands before you

Was caught red-handed showing feelings

Showing feelings of an almost human nature

This will not do”

                                                                                                                     (The trial, Pink Floyd)

En el delirio es juzgado por su maestro, su madre, su esposa y el Estado. Todos en forma de figuras surrealistas. El más peculiar de todo es el Estado que es simbolizado en forma de un ente de dos patas que habla por el ano y que al final es quien defeca todos los recuerdos traumáticos en el muro de Pink  derrumbándolo y volviéndole de nuevo a la realidad.

 

Trial6

 

 

Análisis de la película

En The Wall se plantea una crítica exhaustiva a diversos temas como son: la guerra, el consumismo, la sobreprotección materna, el sistema educativo opresor, las drogas, el libertinaje, entre otros.

Debido a la complejidad de la película me enfocaré en mi análisis en un tópico que se conecta con el resto y le da justificación a la conducta del personaje principal. Este tópico es el nihilismo existencial.

Pink es un personaje que anda por la vida sin ningún sentido y que trata de atenuar todo su sufrimiento a través de conductas escapistas.

Es por esta razón que me  gustaría emplear el pensamiento del escritor y psiquiatra austriaco Víctor Frankl para evaluar a Pink. Frankl en su teoría logoterapeuta planteaba que no importa que tan adversa sea la situación que esté padeciendo un individuo, si éste tiene un sentido para vivir dará todo para seguir hacia adelante y no dejarse ser atrapado por pensamientos autodestructivos.

Frankl desde una perspectiva empírica reconocía la importancia de brindarle un sentido a la existencia a pesar de todos los infortunios que esta representara pues él mismo fue víctima de perderlo todo en el campo de concentración de Auschwitz donde perdió a su esposa, a sus amigos y el manuscrito que contenía su obra maestra. Sin embargo, a pesar de vivir todas esas circunstancias adversas aún conservaba su voluntad de sentido que le motivaba a seguir hacia adelante.

En el caso de Pink su voluntad de sentido estaba en un proceso agonizante lo que le llevó a aislarse de su realidad y dejar de vivir plenamente. No obstante, al final con la destrucción del muro recupera de nuevo su sensibilidad humana.

En fin, considero esta película una obra maestra por la manera en que es mostrado el proceso de deshumanización que pasa un individuo en una sociedad de posguerra que le incita a llenar su vacío a través de objetos materiales. Este es un retrato perfecto de la dirección que han tomado las sociedades posmodernas que a través de los medios de comunicación de masas tratan de crear falsas necesidades en las personas para que consuman e identifiquen sus pertenencias como parte de su identidad. Por este motivo  asumo que este filme debe ser visto por todos los filósofos, sociólogos y psicólogos de nuestra época para que analicen este mal contemporáneo que tanto nos afecta.

Julio Pérez Cabrera ©