DOMINIVAINA

Las obras satíricas desde sus orígenes han sido manifestaciones contestatarias a los fenómenos sociales,  políticos y económicos que se presentan en un tiempo determinado. Estas, generalmente están cargadas de recursos retóricos como son: la ironía, la hipérbole y la ridiculización.  A pesar de que las sátiras suelen ser cómicas, el fin que subyace en estas es despertar en los individuos el deseo de ser seres activos al cambio de las estructuras fallidas.

Este mismo fin, siguen los jóvenes del flamante colectivo de Hip Hop, La Ñapa. Su primer mixtape “DOMINIVAINA”, deslumbra a su mayor esplendor figuras y fenómenos que demuestran la barbarie sistemática que predomina en la República Dominicana. Desde “El AMET” a “El Querido…”;  del “¿Cuatro por ciento?” a el “Jeviteo”.

“No hay problema si el problema no es nuestro problema;

Dice un funcionario, mientras glorifica el sistema.

Luego cambia de temas haciendo uso de ironía;

Te salta con un tema de macroeconomía, pero no te explica nada de esa porquería

Y se pone a filosofar dique’ de soberanía.

Quieren hacerte enemigos de la gente del oeste,

Pero los que están arriba son en realidad la peste.

Que se venden como héroes del nacionalismo,

Pero son solo maestros de un barato sofismo.”

                                                                                                                  (¿Cuatro por ciento?)

La propuesta que ha sustentado este colectivo resulta en cierto punto esperanzadora  ya que la gran mayoría de las producciones musicales nacionales que suenan en la radio no son más que inmundicias (dembow) que contaminan a la sociedad, arraigando una diversidad de efectos degradantes, como por ejemplo: la desvalorización de la mujer identificándola como un simple objeto sexual, la incitación al consumo de drogas, el libertinaje, la glorificación del maleante y un sinnúmero más de efectos que se encarrilan a la misma vía, a la decadencia.

Como decía el ilustre José Ingenieros[1] en su libro “La fuerzas morales”:

“Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardos apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia. En esa hora deben los jóvenes empuñar la Antorcha y pronunciar el Verbo: es su misión renovar el mundo moral y en ellos ponen su esperanza los pueblos que anhelan ensanchar los cimientos de la justicia. Libres de dogmatismos, pensando en una humanidad mejor, pueden aumentar la parte de felicidad común y disminuir el lote de comunes sufrimientos.

Es ventura sin par la de ser jóvenes en momentos que serán memorables en la historia. Las grandes crisis ofrecen oportunidades múltiples a la generación incontaminada, pues inician en la humanidad una fervorosa reforma ética, ideológica e institucional. Una nueva conciencia histórica deviene en el mundo y transmuta los valores tradicionales de la Justicia, el Derecho y la Cultura. Intérpretes de ella, los que entran en la vida siembran fuerzas morales generadoras del porvenir, desafiando el recrudecer de las resistencias inmorales que apuntalan el pasado.”

Pues bien,  sintetizando lo expuesto por el  gran maestro Ingenieros; en tiempos lóbregos todo ser humano consciente y doliente de su terruño, debe ser una fuente de luz para los coterráneos que están sumergidos en las tinieblas. Es decir, el compromiso que deben tomar los artistas en esta época es ser conciencia, porque como decía Canserbero[2] en una de sus canciones: “Nunca habrá revolución sin evolución de conciencias”. Mientras permanezca la ignorancia; el conformismo al declive será común.

Así que felicito a los jóvenes que están involucrados en este proyecto. Excelente iniciativa. Es una gran satisfacción saber que no todo está perdido, así que, ¡Adelante!

Por: Julio Pérez Cabrera

____________________________________

[1] José Ingenieros (1877-1925) fue un médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, sociólogo, filósofo, masón, teósofo, escritor y docente ítaloargentino. Reconocido por ser el autor de la obra “El hombre mediocre”.

[2]  Tyrone José González Orama (1988-2015) mejor conocido por su nombre artístico como Canserbero, fue un rapero venezolano de rap conciencia. Destacado por tener una lírica profunda y existencialista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s